Algunos blogs tienen muchas visitas y eso hace muy felices a sus dueños. Ven como las visitas a determinados post se disparan y para ellos eso parece ser suficiente. Pero si hacemos una revisión minuciosa de qué palabras clave atrajeron a esos visitantes, tal vez no estén tan felices.

Hay visitas y hay visitas con rebote. El visitante interesado en el contenido del blog navegará y encontrará más contenidos interesantes. En cambio el visitante que llega engañado (no necesariamente por una acción contumaz de nuestra parte) rebota y es probable que no sepamos nunca más de él. Y Google a veces engaña a los usuarios al darles nuestra página como resultado de su búsqueda. Pero la culpa no es de Google.

En los blog gratuitos de WordPress no podemos incluir Google Analytics, y por eso no podemos verificar las palabras clave asociadas a una página y el porcentaje de rebote que producen. Pero sí podemos mirar las páginas principales en Google Webmasters Tools y conocer qué palabras clave hacen que nuestros contenidos aparezcan en el buscador.

Palabras clave negativas

Palabras clave negativas = palabras que no quiero que atraigan visitas a mi blog.

Como se ve en la imagen de ejemplo, las palabras clave marcadas en rojo representan el tipo de contenidos que NO quiero que atraiga visitas a ese post en particular. El post es acerca del software Celtx y no tiene nada que ver con ningún procesador de textos, pero aún así Google asocia ciertas palabras presentes en el post y lo arroja en resultados de búsqueda que no me interesa resolver.

Antes de hacer nada, como dueño de mi blog sé que al eliminar ciertas palabras clave del contenido de un post, en el mediano plazo lograré que caigan sus visitas. Esto, para todo buen SEO, es un crimen. Pero mi blog no es de ninguna manera una plataforma comercial y realmente no me interesa atraer muchas visitas por simple amor a la estadística. Sí quiero atraer visitantes que se interesen por un contenido particular, relacionado con una temática general, y eso se logra con palabras clave específicas, pero también eliminando las palabras clave negativas o keyword negativas.

Lamentablemente no siempre es posible reconocer una palabra clave negativa al momento de producir un contenido. En el caso del post analizado, mencioné la palabra clave negativa haciendo alusión a aquello para lo que no servía el software que estaba reseñando. Permití que el post reposara y se afianzara en los buscadores y recién ahora me doy cuenta de lo que logré: muchas visitas que de seguro tienen un alto porcentaje de rebote.

Para solucionar esto, voy a asegurarme que Google deje de traer visitantes equivocados a mi blog. El primer paso es buscar el común denominador entre todas esas palabras clave negativas. A simple vista reconozco tres. Y acto seguido voy al post en cuestión, busco las keyword relevantes que se repiten entre las palabras clave negativas y edito. A veces basta con cambiar una palabra por otra que no se aleje del mensaje que pretendo imprimir en el post. Pero lo más seguro es editar todo lo que sea necesario para estar seguro que toda alusión a las palabras y conceptos negativos desaparezcan.

No es una tarea fácil. En algunos casos hay que hacer un arduo ejercicio semántico y puede ser que el fruto de nuestra edición contenga nuevas keyword negativas. Pero ya habrá tiempo para editarlas en el futuro.

El resultado de esta operación no es inmediato. Google se toma su tiempo, que puede fluctuar entre uno y tres meses. ¿Pero cuál es el apuro? En un post anterior expliqué cómo ciertas imágenes atraen visitas con rebote de 100%. El nombre de archivo de esas imágenes también es una keyword negativa y lo recomendado es eliminar la imagen, solicitar la eliminación de la URL de la imagen en GWT desde el buscador y caché de Google, y subir una nueva imagen con un nombre de archivo que contenga la o las keyword positivas que queremos potenciar en ese post.

Anuncios