Blonda Stál

Photoshopeo de muchas imágenes para llegar a algo ligeramente parecido al personaje.

El título de la novela es tentativo. Creo que me estoy repitiendo al contar cómo se me ocurrió la historia, pero no importa, el contexto ahora es otro. Tampoco daré spoilers.

Era abril de 2011, estaba en Londres visitando librerías en un estado de éxtasis onanista contumaz, cuando me asaltó una idea. No fue la idea misma de la novela, sino la impresión de que había algo entre esos libros que la gente lee en Inglaterra, algo característico de la literatura anglosajona, que no había visto en las librerías de Chile. Es una mezcla entre lo que la gente quiere leer, lo que los autores quieren escribir y el esfuerzo de las librerías por vender (la editorial es solo un intermediario). Fue una epifanía.

Me di el trabajo de analizar libremente ese fenómeno, revisando los títulos en las estanterías destacadas (analizando también las técnicas del retail literario), mirando qué libros llevaba la gente en sus canastas, y más tarde jugando con Amazon y otros portales que hacen asociaciones entre títulos en función de las preferencias de muchos visitantes y compradores. En resumen, hice una investigación de mercado.

Sí, lo hice. Busqué y encontré varios temas que se repetían entre las novelas de súper ventas. Hice una lista laaarga y tediosa, llena de anotaciones e inquietudes. Sentía que estaba jugando con fósforos mojados, que todo ese ejercicio ambicioso no serviría para nada. Pero luego cerré los ojos y me dediqué a hacer ecuaciones semánticas, a armar grupos de ideas según su afinidad. Me volví loquito.

Y así nació el personaje, el mundo y la historia. Blonda Stál. Publiqué el borrador de una escena en Goodreads hace algún tiempo, por si te pica la curiosidad. Y por primera vez trabajé la historia siguiendo mi propio consejo, organizando y trabajando el esqueleto antes de sentarme a escribir realmente.

De regreso en Chile me dediqué a escribirla, con calma, con la lentitud que me caracteriza, poniendo a prueba mi esquema y mi motivación. Presenté los borradores a mis amigos escritores, con los que me junto todos los meses a eso mismo, a trabajar sobre nuestros textos más ambiciosos. Y ya terminé un cuatro de la novela. Este verano terminaré el resto.

Es parte de mi desafío 2012, una de las tres novelas fantásticas que terminaré antes que acabe el año.

Anuncios