Durante todos los años que llevo escribiendo —casi veinte años ya (wow!)—, comencé muchos proyectos que nunca terminé. Imagino que le pasa a casi todo el mundo. Historias que me quitaban el sueño y que en algún punto dejaba de lado por otra nueva idea que surgía o porque perdía el control sobre el resultado. En serio, perdía el control, la historia se iba para cualquier parte y como buen escritor amateur, era incapaz de desechar ese material y retroceder.

Superada esa falla en mi carácter, hoy 1 de enero de 2011 hago un recuento de todo lo que alguna vez comencé y que debo terminar. No me propondré objetivos ni plazos porque, sin una oferta real para publicar, no voy a pisar a fondo el acelerador ni priorizar una historia sobre otra. Me conozco. En Psique había un deadline y un socio que me chicoteaba porque, debo admitir, soy leeeento; y gracias a él hice mi pega en el tiempo que nos propusimos. Si no me presionan, no avanzo.

En serio, dejo la idea aquí a ver si algún editor(a) pica el anzuelo: si le gusta alguna idea, me avisa y le pongo pilas al proyecto. Al igual que la gente que se gana la vida disfrazada de estatua, si no me meten fichas, no bailo.

Vamos a la lista, en completo desorden. Los que tienen un asterisco al principio son para público juvenil:

  1. Y las mujeres dominaron la tierra (título provisorio). En un futuro sin hombres, la supervivencia de la humanidad y la sociedad y cultura humanas dependen de una gran mentira. No recuerdo cuándo comencé a escribir, pero la última revisión del texto es de 2007.
  2. NJ (título provisorio). No hay una sinopsis disponible, sólo un bosquejo de la primera escena que abre el libro. Esta semana me descubrí soñando despierto con esa misma escena, reimaginándola para que sea más cercana a mi estilo.
  3. * Sordomudo. ¡Deveras que lo publiqué en noviembre de 2010! Varios urras para mí. Si no lo han leído, léanlo con confianza, es gratis.
  4. * DEKE (sí, es el nombre de la novela). Un adolescente es acosado por las versiones futuras de sí mismo, para enmendar un error que aún no comete. Se me ocurrió en el colegio, primera mitad de los años 90, y la escribí como gran cosa en 1998. Primer error, porque me faltaba training de cuentista antes de dar el paso a noveloso. Dediqué toda la década siguiente a retocarla, agregar y quitar, pero el resultado seguía siendo penoso. En 2008 comencé a reescribirla desde cero.
  5. * Semilleros. Una colonia de sobrevivientes humanos llega a un mundo donde los vegetales son la civilización dominante. Es un cuento de 1997 que retoqué en 2003 y que se puede leer en varios lugares por la Web. Actualmente llevo escritos algunos bocetos de la historia en su formato de novela, aún formulándose en mi cabeza.
  6. El brujo 14 (título provisorio). Es la historia del despertar del brujo más odiado del planeta. No diré más porque será una sorpresa, si es que lo termino antes que se acabe el mundo.
  7. * Espiral Río Arriba. En el apacible pueblo junto a la desembocadura del río que nutre el lago, hoy despertaron con una horrible sorpresa: el río fluye contra la corriente. Fantasía pura.
  8. * Hay un Zombi en mi sopa (así mismo, Zombi). Fixup acerca de una versión amable del apocalipsis zombie, en el que hay una cura (más bien un paliativo) para el hambre y la degradación de los infectados. Llevo varias piezas del fixup y me laftan otras para llenar las ideas vacantes. Es en estricto rigor, una colección de cuentos. Pero igual calza en esta lista (Actualización diciembre de 2011: Al final tomé los cuentos de esta serie, y otros que no están relacionados, e hice una colección de historias, que puede descargar y leer aquí).
  9. * Deja de Hueviar, Pitoniso (título provisorio). Las aventuras y desventuras de un joven que puede modificar el futuro. Es la ampliación y continuación de mi cuento que aparecerá en Poliedro 4, huachaquismo y fantasía al más puro estilo de GuajaRs… bah, ése soy yo.
  10. El Vuelo de las Ballenas. Una mujer con sobrepeso se enfrenta a todos sus fantasmas cuando sufre un accidente y es trasladadaa una clínica en órbita para su recuperación. Iba a ser una historia de chicas gordas en un ambiente de baja gravedad, pero estoy corrigiendo el enfoque para no herir tantas suceptibilidades. Ya el nombre es ofensivo, ¿cierto? Cuando lo lean, se verá que soy un hombre con tacto, y no sólo una cara bonita.
  11. El Traslado. Una comunidad completa descubre que fue trasladada a un mundo completamente distinto. Hay un boceto de la primera escena en la Web, y el resto están en proceso.

Los demás textos que me penan por ser terminados son, en su mayoría, cuentos ambiciosos (los “no ambiciosos” los termino en una sentada).

Si he de establecer algún objetivo, mi meta para este año es juntar tres novelas cortas (y/o una larga) y publicarlas en papel. Pero todo depende del cruel tiempo.

Anuncios