Siguiendo mi propio consejo de escribir una escena a la vez, inicié el mes de la NaNoWriMo como enfermo de la cabeza. Pero antes, establecí algunas reglas de simplicidad para no desordenarme y así evitar futuros bloqueos o escapismos. A saber:

  1. Una misma escena, un solo punto de vista. Quédate con un personaje y mira lo que ocurre desde sus ojos. Si quieres relatar un mismo hecho desde otra perspectiva, espera a la siguiente escena.
  2. Define el lugar donde está el personaje dentro de los primeros párrafos, colores, olores y sonidos, más su estado de ánimo (que puede cambiar a lo largo de la escena). Puede ser una habitación, una casa, un parque, etc.
  3. Simplifica, evita detalles superficiales de objetos y lugares, especialmente detalles que no tienen ninguna relevancia para la historia.
  4. Céntrate en los personajes que influyen en la historia, en lo que hablan y cómo lo dicen, qué expresan con sus gestos. Dales vida. Si no influyen, no escribas de ellos.
  5. Muestra, no cuentes. Contar que la casa era “tenebrosa” no es lo mismo que mostrarla con palabras, “era una casa de rejas altas envueltas en enredaderas secas, de antejardín ensombrecido por árboles añosos con ramas que parecían brazos a punto de atraparte”.

Y eso es. No volverse loco explicando cosas que después no servirán para nada, los lugares y objetos influyen en la acción pero son secundarios en la historia de los personajes con sus relaciones y conflictos.

Anuncios