Este post está desactualizado. Si quiere acceder a lo último en teoría y software acerca del proceso de escribir, aceda a mi post acerca de CeltX y Pautas para Escribir una Novela.

Otra perogrullada, pero extremadamente útil. Se supone que la imaginación del autor contiene todo, que somos “infalibles” y que una obra terminada y sin errores argumentales ni de continuidad es el resultado de esta infalibilidad.

Eso es cierto en pocos casos. Un autor que describe desde su conocimiento personal, utilizando los lugares y las personas que conoce para dar forma a su historia (sin ser una autobiografía) tiene un escaso rango de opciones. Las personas con mucho mundo podrían tener un rango más amplio, pero no completo. Y en el proceso de describir lugares que no conocemos o que recordamos vagamente se puede caer en el oscuro y peligroso campo de la fantasía (salvo que nuestra obra sea decididamente fantástica o contenga cuotas de surrealismo).

Para solucionar este dilema no necesitamos viajar a extraños parajes ni visitar lugares que podrían ser peligrosos. Basta con hacer un ligero trabajo de investigación audiovisual, venga Google Earth y Google Maps con sus fotografías y videos.

Podemos construir con tijeras y pegamento un álbum de los personajes, por ejemplo usar a tal personaje de una película que calza perfectamente con un personaje de nuestra obra, o hacer un collage con partes de distintos entes para crear a nuestro personaje perfecto. Podemos utilizar revistas de decoración para tener la imagen perfecta del lugar donde ocurren los hechos, sacar paisajes de las revistas de viaje, entrar al Google Maps para conocer los nombres de las calles y algo tan básico como la dirección por donde amanece.

Para un argentino en una playa en el atlántico, la puesta de sol es diferente que para un chileno, la estrella que nos ilumina desaparece detrás de los edificios de la ciudad. De hecho toman sol dando la espalda al mar. En cambio para un chileno la puesta de sol es un evento interesante, el sol se oculta tras el océano pacífico. ¿Tiene relevancia? Pues claro que si, el planeta Tierra no gira arbitrariamente en cualquier dirección, no amanece por cualquier parte, los puntos de referencia no son los mismos para un argentino de la pampa que para un chileno de Santiago, que se levanta cada mañana bajo la sombra de la cordillera de los Andes.

Detalles como estos pueden echar por tierra las aspiraciones de un autor, que ubica su novela en un paisaje argentino y describe una puesta de sol en el mar. Eso está muy mal.

Todo material de apoyo sirve. Incluso el audiovisual. Si nuestra novela requiere de una atmósfera narrativa específica y nos cuesta llegar a ese tono del narrador, podemos ver una película o una serie o un documental que nos ayude. ¿Por qué no? Si queremos escribir novela negra, es imperativo haber leído mucha novela negra antes. Lo mismo con la fantasía épica, el terror y el romance.

Si nuestro personaje tiene una voz particular, una forma de hablar… ¿Por qué no usar como referencia la voz de tal o cual narrador, actor/actriz, un familiar o amigo?

No estoy hablando de plagio, ni siquiera de inspiración. Hablo de llenar esos vacíos que nuestra mente puede suplir con mucha imaginación, pero que están plagados de inexactitudes.

Nuestros personajes pueden cambiarse de ropa, podemos describir que usualmente llevan la misma ropa todo el tiempo pero eso trae consigo otras implicaciones. ¿Cuándo se baña? ¿Tiene muchos juegos de la misma tenida? ¿Huele mal? ¿A qué huele? ¿Qué perfume?

Los personajes unidimensionales pueden ser así de planos, siempre la misma ropa, siempre el mismo peinado. Si alguien leyó Harry Potter, cualquiera de sus libros, la descripción de la ropa que llevan puesta los personajes es un tema secundario, se habla de ello una sola vez y luego se asume que van vestidos con tal o cual prenda dependiendo de la circunstancia, y se menciona la ropa solamente cuando cumple algún objetivo en el relato. Los vacíos los llena el lector. Pero los personajes complejos no, por algo son complejos. Harry Potter mismo cae en el mismo juego, se asume que si está en el colegio lleva el uniforme puesto, excepto cuando juega quiditch o por ejemplo en la escena del baile (HP4).

Entonces para hacernos más simple el trabajo, usamos tijeras y pegamento.Es realmente útil.

Anuncios