Este post está desactualizado. Si quiere acceder a lo último en teoría y software acerca del proceso de escribir, aceda a mi post acerca de CeltX y Pautas para Escribir una Novela.

Ya entramos al proceso mismo de planificar lo que escribiremos.

Sí, PLANIFICAR ANTES DE ESCRIBIR. Es la ley que nos regirá si no queremos perder el tiempo (y como se dice en la industria, tampoco queremos que otros pierdan el tiempo por nuestra culpa).

Partimos de los supuestos que tenemos una idea compleja que queremos transformar en cuento/novela y poco tiempo para escribir. Incluso si tenemos una tremenda idea y todo el tiempo del mundo, no podemos lanzarnos a escribir sin un plan.

Por lo mismo, con la idea en mente, nos tomaremos una o dos semanas en organizar todo. Tomaremos notas mientras viajamos en el tren o en el bus, pensaremos en ello cuando nadie requiera de nuestra atención. Dedicaremos muchas horas de trabajo creativo, que luego organizaremos en fichas.

¡Dios! ¿Tiene que ser tan complicado?

NO. Es muy sencillo. Compremos un cuaderno o libreta y anotemos en la primera página: Nombre de la obra (dejar vacío); nuestros datos de contacto; por favor llamar a este número en caso de pérdida. Y una SINOPSIS escueta de qué trata la obra. Ejemplo: “Esta es la historia de Juanito que queda huérfano y escapa del orfanato para encontrar a su media hermana Lucrecia”. “En la tierra de Nunca Jamás los piratas han comenzado a actuar como niños y los niños están cambiando la voz, incluso a algunos les ha crecido barba. ¿Qué está ocurriendo?”.

Una sinopsis es casi como una declaración de intenciones, el punto de partida. Y lo mejor de todo, mientras no comencemos a escribir nuestra historia, ésta puede ser modificada, mejorada, enmendada, reescrita una y otra vez.

Con la sinopsis en su lugar, el trabajo que viene se simplifica aún más.

RESUMEN: después de la sinopsis, el resumen de la idea argumental es la manera formal de contar cómo ocurren las cosas, de la A a la Z. Imaginen que le cuentan a un amigo de qué trata una película que vieron hace bastante tiempo. Apenas recuerdan los nombres de los personajes. Jovencito y jovencita, un viejo, una mujer malvada, un bosque, brujas, duendes, militares, trincheras, narcotraficantes, invasores… lo que sea que se les ocurra, nómbrenlo. Edítenlo. Todo comienza con … y termina así. Sin tanto detalle, sin ahondar en complejas relaciones histórico-sociales-interpersonales. Que no ocupe más de una carilla, hasta tres párrafos es suficiente. Usemos la síntesis.

PERSONAJES: con la historia resumida, podemos comenzar a trabajar en los personajes. ¿Quién es el/los protagonista(s)? Personajes principales circulares (complejos) y personajes secundarios planos (de apoyo). Cómo aportan a la historia. Qué los caracteriza.

No teman usar estereotipos, a veces es la manera más simple de desarrollar un personaje. Luego, sobre el estereotipo podemos trabajar sus capas, hacerlo más complejo, siempre en función de la obra.

Enumeremos a los personajes desde el más importante al menos. Instalémoslos en algún punto específico de la historia. Imaginemos cómo interactúan, cómo dialogan, cómo se diferencian.

En este punto nuestro Resumen puede verse trastocado, nueva información nos ha golpeado como una epifanía, debemos reescribir la historia, cambiar al personaje, reducir el staff, o ampliarlo.

La regla de oro es: si no aporta a la historia, es mejor retirarlo.

Un ejemplo real:

Un amigo chileno publicó hace poco una novela de ciencia ficción, una ucronía, basada en hechos reales de un Chile en 1973 que pudo llegar a ser el primer país cibernético de la historia, pero los problemas políticos de la época echaron por tierra todo el plan.

Él quería escribir esa historia, donde el plan cibernético sí se llevó a cabo. Para ello tuvo que evitar el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973. Para que eso fuera posible, tuvo que poner a Pinochet de parte de Allende. Y para que esto resultara, tuvo que cambiar la historia del país a su antojo, matar a todos los personajes históricos que se pudieran interponer en el desarrollo y elevar a un carácter poderoso a aquellos peones que no brillaban en el firmamento.

Fue un ejercicio completo, mal que mal estamos hablando de la historia sensible de Chile. Y así dio vida a su novela Synco, publicada en noviembre de 2008 con bombos y platillos, hasta se hizo un trailer de película. Éxito de ventas.

Lo que quiero ejemplificar aquí es que Jorge tenía un objetivo claro y para llevarlo a buen término tuvo que manipular la historia y a sus personajes para lograr ese objetivo. O como ya dije antes, somos Dios en nuestro texto, en él pasa lo que nosotros queramos, nada de preocuparnos por lo que podrá decir nuestra madre o la Iglesia, podemos resucitar a Jesús y ponerle una camiseta de la Pepsi o hablar con nuestro abuelo muerto por un teléfono de juguete.

Si hay que cambiar la historia verdadera del mundo que nos rodea para escribir una historia con un final feliz, ¡pues hay que hacerlo! En el cine se hace todo el tiempo, las películas biográficas reflejan el 20% del personaje histórico y el 80% restante es parafernalia hollywoodense, cosas que ocurrieron en otro momento y lugar o que sencillamente no ocurrieron así, pero la historia “exige” que sea relatada de esa manera. Los códigos audiovisuales son demasiado estrictos cuando el objetivo de la película es recolectar dinero de las entradas y el merchandising.

O como decían mis profesores de periodismo, “el papel aguanta todo”. ¡Somos libres de hacer lo que se nos antoje! Independiente del resultado. Si somos demasiado vanguarditas capaz que nuestro libro se convierta en alimento de fogatas.

OBJETIVO: aquí nos ponemos algo quisquillosos. “El objetivo de esta novela es entretener”. Ojalá fuera tan simple. “El objetivo de esta novela es expresar que, en el fondo, todos los seres humanos son corruptibles”. Wow, y no necesito decirlo en ninguna parte de mi libro, las acciones de los personajes, el devenir de la historia, lo demostrará.

A partir de este punto podemos reescribir, así es, reescribir otra vez el resumen de la historia, ahora usando nombres de los personajes, sus motivos y las consecuencias de sus actos. Es casi como contar un cuento sin diálogos. No importa que ocupe una o diez hojas, es una guía que nos permitirá dar vida al guión que nos regirá hasta el día que escribamos FIN en la última página.

  1. SINOPSIS.
  2. RESUMEN.
  3. PERSONAJES.
  4. OBJETIVO.

Recuerden: buena idea, poco tiempo, planificar antes de escribir.

Anuncios