Realmente shato. ¡SHATO!

El 5 de diciembre un gilipollas quizo doblar desde segunda fila hacia la primera en Rojas Magallanes con Vicuña Mackenna. El weón nos piteó la punta izquierda del vehículo. Le tomé los datos, hice la denuncia en carabineros, llamamos al seguro (Chilena Consolidada) y fui a dejar al pobre pitufo el 12 de diciembre a Davis Autos que está en 10 de julio.

Hasta ahí bien. Nos dieron otro auto a un precio rebajado. Felices. Y cuando pasó la semana de préstamo, lo tuvimos que devolver. ¿Qué otra cosa podíamos hacer?

Para ese día, los biónicos del taller recién estaban comenzando con las reparaciones. Hoy llamamos, 24 de diciembre, para saber a qué hora o pasamos a buscar… y lo están recién pintando. El viernes con suerte sabremos para cuándo nos lo entregan y esto podría ser la próxima semana.

Es decir: en el taller, para cambiar dos focos, desabollar una punta y pintar el rasmillón, se demoran DOS SEMANAS ???

Las cagaron. Pico que sea una mala fecha, porque es UN día feriado solamente. Se suponía que no demorarían más de una semana. ¿Ir a pedir que nos lo devuelvan como está? Ya no se puede.

Lo pensaremos muy bien la próxima vez que tengamos que llevar el puto auto al puto taller por el puto seguro. ¡Y ni hablar del weón que nos chocó! Dijo que se iba a poner con la plata, y yo de iluso le creí. Hablamos, le mandé mails. Y no ha dado señal.

¡Me cago en el mismísimo diablo rojo!

“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios