Resumen de la Charla del día sábado 6 de octubre (16.00 hrs.)

(no recuerdo de qué nos reíamos)
De izquierda a derecha: Sergio Amira, Yo, Armando Rosselot y Néstor Flores.

Partimos a las 16.30 en realidad, con la esperanza de ver llegar más visitantes interesados en oír lo que tenían que decir los invitados del día. Había varios rostros que no había visto antes, así que me doy por satisfecho en ese aspecto.

Los invitados a la charla fueron Armando Rosselot, Néstor Flores y Sergio Amira, con la moderación de Daniel Guajardo (Yo); y el tema general de la charla fue “el proceso creativo: de la idea a la imprenta”.

Néstor toma sus ideas de sucesos, al leer una obra, ver una película, o simplemente ir por la calle y presenciar un hecho cualquiera y a partir de esa idea se hace preguntas, “¿por qué?” ante cada hecho, desencadenando nuevas preguntas para cada respuesta. Luego organiza la historia como un guión, un “esqueleto” al que luego subdivide en capítulos que serán “rellenados”. La gracia de su método es que dependiendo de su estado de ánimo, puede escribir cualquier capítulo saltándose al proceso lineal de la historia, aprovechando si está feliz, triste, enojado, etc. Porque la historia en sí ya está armada, sólo falta escribirla.

Armando, al igual que Néstor, recibe inspiración del entorno, pero también recurre con especial interés a su mítico baúl repleto de escritos, historias y poemas que escribió desde su adolescencia y que atesora como a su propia familia. A partir de esa idea se desencadena un proceso creativo que puede ser poético y libre o más cienciaficcionesco y esquematizado, resultando en un cuento o poema.

Sergio se deja “infectar” por el ataque mediático, tomando sus ideas tanto de la televisión basura de señal abierta como de la programación más elevada en el tv-cable, junto con los libros y el arte. Estas ideas bullen en su cabeza, invaden sus sentidos como un virus y se manifiestan en forma de palabras transcritas en un procesador de texto.

Para que sus textos lleguen a imprenta, Los autores dejaron en claro que deben co-financiar la impresión al tratarse de editoriales pequeñas o “independientes”, recurriendo a los ahorros como fue el caso de Sergio con su novela “Identidad Suspendida” y de Armando con su poemario “Huesos de Pollo Bicéfalo”, o presentando un proyecto a una empresa privada, como fue el caso de Néstor con su novela “Barcelona”.

Y a juicio de los autores el mayor problema de las editoriales, que se expresa en la poca o nula presencia de la literatura fantástica nacional, es la distribución.

Una parte de los asistentes a la charla.

El próximo sábado 13 de octubre estarán en la testera Teobaldo Mercado Pomar y Pablo Castro, ambos autores nacionales que han tenido un gran éxito fuera de las fronteras de nuestro país.

Representación libre de “La Última Chela”.
Anuncios