Sergio Amira de verdad es un erudito. Lo que pasa es que cuando hablamos, decimos puras pavadas o nos desglosamos en trivias, que es más entretenido que hablar desde las alturas de la erudición.

Y ayer se lanzó su novela “identidad suspendida”, que se puede encasillar en el género de la ciencia ficción, pero que lo trasciende. La edición está de lujo, el diseño de portada es fabuloso y sólo con eso ya la obra brilla en el estante.

En el lanzamiento hablaron Jorge Baradit, autor de “Ygdrasil”, que no me acuerdo de nada de lo que dijo pero sí del mensaje: que los autores actuales o escriben de lo que está afuera (fomedades estéticas en general)… o de lo que está adentro, de su propia visión del mundo; y eso es arte.

También habló Sergio Meier Frei, de quien no he leído su novela “La Segunda Enciclopedia de Tlön” porque no la he comprado (pro ya lo haré). Y tampoco me acuerdo de lo que habló, pero sí que fue muy elocuente.

Después del lanzamiento fuimos a La Chimnea a beber un traguito y conversar. Estaban Luis Saavedra, Pablo Castro, Aldeides (pucha cabro, no me sé tu nombre), un amigo de Lucho, Sergio por supuesto, mi Gaby y yo. También estaba Vak que se fue casi apenas llegamos; y Teobaldo Mercado se excusó de acompañarnos en la tomatera, al igual que Jorge Baradit.

Loco, esto es un blog, uno cuenta de todo acá.

Me comí un Pollo-Luco con una Kuntsman (toro bayo) y no le convidé a nadieN; la Gaby comió un panqueque celestino con cafecito y le convidó a Luis; y los amigos se bebieron unos venenos impronunciables y comieron una chorrillana extraña con verduras pero sabrosa, de la cual también participé y la Gaby me retó porque yo ya había comido.

Hoy comencé a leer el libro de Amira, pero aún no me puedo hacer un juicio de nada porque no avancé mucho, venía en la micro poh! Más adelante me haré un comment acá mismo, sin spoilers obvio.

¡Felicitaciones a Sergio!


“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios