Acabo de ver la sinopsis de un documental gringo (típico de ellos, ahora todo lo documentalizan) acerca de una pequeña niña, cuyos padres así como jugando le ieron una tela y pinceles, y ella se lanzó a hacer arte moderno.

El documental se llama “My Kid Could Paint That” (o “mi hija pudo/podría pintar eso”) y cuenta la historia de Marla Olmstead, que a la edad de cuatro años ya había vendido 300 mil dólares en pinturas. Pero, en realidad trata de sus padres, de cómo algo tan fabuloso como una niña prodigio se convirtió en su karma (porque hay que ser prodigioso para lograr la mezcla exacta de elementos que hacen que algo pueda ser llamado arte), porque siempre hay padres que se aprovechan de sus hijos (ojo con los padres de Kristell).


Quizá sea una forma de redimirlos ante la opinión pública, habría que ver el documental para estar seguros. La sinopsis se puede ver ACÁ.

“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios