En mi vida laboral he fabricado varios Sitios Web, partiendo desde lo más arcaico con el bloc de notas hasta lo último que aprendí (a duras penas) usando AJAX. Siempre procuré ser sincero con el cliente o receptor del Sitio, y siempre terminaba trabajando el triple de lo que se había considerado inicialmente.

Al grano: vi este artículo, y ya que estoy en la onda de copiar y pegar + anotar artículos ajenos, pues allá vamos con otro:

1. Información: El diseñador te hará un más o menos extenso cuestionario antes de iniciar el proceso creativo, y más que probablemente también antes del presupuesto. Sean cuáles sean las preguntas, no dejes ninguna en blanco, si están ahí es porque necesita la respuesta. Se todo lo extenso que puedas y tómate tu tiempo: las ideas que te vengan una vez haya empezado el proceso creativo y los cambios tajantes que propongas no harán más que retrasar el proyecto y muy probablemente distraer al diseñador del objetivo inicial. Que no se te quede nada en el tintero antes de empezar.

(Nota de Guajars: cierto. Lo típico siempre fue decir lo que necesitaba, por lo general contenidos, imágenes y ejemplos. Y mi error siempre fue confiar que el cliente tenía claridad en lo que deseaba para su Sitio Web. esto se traducía en rehacer y volver a rehacer contenidos, imágenes y etc.)

2. Confianza: No contrates a un diseñador del que no te fíes. Mira antes su portafolio, infórmate de los resultados que han dado sus trabajos anteriores, habla con antiguos clientes. Comprueba que sabe hacer eso que necesitas y que es capaz de hacerlo al nivel que necesitas. Muéstrate tolerante con sus sugerencias, y ántes de ordenar un cambio de un detalle que no te gusta pregúntale antes si de verdad está correcto lo que hizo y por qué. De la misma manera que a un cirujano no le dices por dónde te tiene que cortar, confía en las decisiones y la estrategia de tu diseñador: si elegiste bien, hay 99% de probabilidades de que su decisión sea la más apropiada.

(Nota de Guajars: Obvio, poh! Es como contratar a un coyote para que te cuide las gallinas! En todo caso, en el mercado chileno hay muchos perfiles de diseñador Web, entre los expertos en diseño gráfico que aprendieron a hacer Webs, y los expertos en contenidos que aprendieron a hacer Webs como yo; y los expertos en sistemas Web y servidores que se están dedicando a hacer Webs… y tal vez algún experto en diseño Web que las sepa todas y cobre en concordancia. Cada diseñador tiene sus mañas, que sor guiadas o mantenidas por su propia ignorancia en temas tecnológicos o gráficos o de usabilidad o arquitectura de la información y etc. Es un campo que requiere constante actualización)

3. Motivación y buen trato: La motivación y la buena conversación con tu diseñador da muy buenos frutos, teniendo en cuenta el factor subjetivo y humano que tiene esta profesión. Una buena charla por teléfono, un gesto de respeto y confianza hacia las habilidades del diseñador, van a significar un plus muy grande en el resultado. Un buen cliente se agradece enormemente y eso se refleja en el proyecto final.

(Nota de Guajars: esto es lo usual en todo ámbito, así que no hay mucho que aportar al respecto, excepto que hubo casos en que hice mi pega como correspondía, di la pasada a algunos extras que no correspondían, el cliente se subió por el chorro pidiendo más por el mismo precio… y cuando le dije que no, se enojó musho. Cosas que pasan)

4. Accesibilidad: Muéstrate desde el principio accesible al diseñador. Que no le falten mil maneras de contactarte y que no tenga reparos en enviarte una idea o una sugerencia. Trata de responder lo más rápido posible y no alargar demasiado el proyecto entre cada una de tus decisiones. La comunicación es importantísima, y mantener un flujo rápido de sugerencias y respuestas ayudará a no perder las ganas y las fuerzas que siempre hay al principio.

(Nota de Guajars: en este punto el autor de la lista parte de la base que se trata de un Diseñador proactivo, que vive del diseño Web y que está siempre pensando en lo que es mejor para el cliente. No creo que haya muchos profesionales con semejantes competencias, al menos no en el mercado chileno. Si se los cuenta con una mano, sobrarían dedos. Lo típico del profesional chilensis es quedarse con la instrucción inicial, y si queda malo o feo el producto malacue nomás porque es lo que dijo el jefe, y así una larga lista de negligencias fomentadas por la flojera)

5. Respeto: Valora a tu diseñador. El precio que invertirás en su trabajo no es un extra, ni una decoración, ni un añadido. Ni siquiera estás pagando por un aspecto bonito. El diseño es imprescindible para tu proyecto: marcará la diferencia en los beneficios que recibas y en el rendimiento del sitio. Una decisión no acertada en materia de diseño significará la pérdida de un porcentaje de objetivos conseguidos: llámalo ingresos, llámalo visitas o usuarios registrados. Es muy importante que, tratando con el diseñador, apartes el concepto de diseño como algo puramente estético. Si de verdad te interesa involucrarte en el proceso, lo más prudente y recomendable es que te informes un poco de antemano, no vaya a ser que le pidas una marquesina o un gif animado de fondo, o qué decir del flash :D.

(Nota de Guajars: este tipo sabe de lo que habla. Lo de “valora a tu diseñador” me suena a “págale bien por su trabajo”; y cuando dice lo del diseño imprescindible, no se refiere sólo a la gráfica, sino también a aspectos técnicos que se traducen en mayor o menos velocidad de carga, mayor o menor facilidad del usuario para hacer lo que se supone que deba hacer en el sitio, etc. Un jocoso ejemplo de malas decisiones a este respecto se pueden ver en http://www.queweb.org/ donde tenemos ejemplos penosos como éste)

6. Estudia el presupuesto: Infórmate de antemano de qué servicios incluye el presupuesto. Según tu nivel de destreza con la web, es probable que sólo quieras el diseño en Photoshop, o también maquetación, o también necesitas que te rellene las secciones con textos e imágenes, o directamente necesitas algo que se cuelgue en tu servidor y “funcione solito”. Cualquiera que sea tu caso, infórmate bien antes de llevarte sorpresas, y no tengas que encontrarte a tí mismo recurriendo al “ya que estás en ello…” para incluir servicios que no estaban en el presupuesto… es una grave falta de consideración.

(Nota de Guajars: al contrario de algunos diseñadores Web muy pavos, la mayoría de los diseñadores ofrecen mil servicios y productos que tienen prefabricados y que sólo es necesario instalar, la mayoría de estos productos son de código abierto y se pueden descargar “gratis” desde Internet, y el diseñador lo vende como propio a un precio increíble aprovechando la ignorancia del usuario. O yo soy más estúpido que la mayoría o soy demasiado honrado, porque nunca ofrecí algo por precios ridículos sólo para ganar más plata. Al contrario, regalaba estos objetos prefabricados porque no me costaba nada hacerlos, porque daaaa! ya estaban hechos y no representaba ningún gasto extra para mí… Sí, soy muy menso)

7. No exijas más de lo que has pagado: Es muy importante que seas consecuente con la inversión que deseas hacer en materia de diseño, y que desde un primer momento calibres el presupuesto del que dispones y la cantidad que vas a invertir en diseño, según el nivel de resultados que desees. El abanico de diseñadores web es bien amplio, al igual que los lugares dónde buscarlos. Así que el consejo es que busques muy bien a alguien que, con la inversión que vas a hacer, consiga devolverte el resultado que necesitas. No pretendas obtener un diseño de cine con un presupuesto muy limitado, nadie te lo dará. De igual forma, y en el extremo opuesto, no toleres resultados mediocres para una buena inversión en diseño. Y no te preocupes, eso se nota rápido en los primeros bocetos.

(Nota de Guajars: won sabio éste. En mi experiencia el cliente siempre exige más de lo que ha pagado, más aún cuando uno es bien tontito y no pone todo por escrito antes, a modo de contrato. Los servicios armados de palabra siempre terminan con una de las partes enojada con la otra porque no se hizo o no se pagó lo justo o previamente pactado. Admito que al principio diseñaba puros bodrios, pero con el tiempo fui mejorando el gusto y la calidad de mis diseños, aunque la perfección es inalcanzable)

Hace tiempo decidí que nunca más iba a hacer pitutos, pero como me cambié de casa y tengo cuentas que pagar, mala suerte y vamos pituteando con lo que salga.

La Usabilidad y la Navegabilidad me nacen como de sentido común, porque también me ha tocado lidiar con Sitios Web que son un asco y últimamente me he vuelto asiduo a Sitios adscitos en la Web 2.0, aparte que me informo y leo bastantes artículos relacionados con el tema Web.

Soy un capullo!


“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios