¡Paren de gozar! Estos políticos ven en la tele a un grupo de cien personas enojadas y haciendo atado, y para ellos la sociedad completa está podrida de rabia. Los políticos, con excepción de algunos valientes, aprehenden la sociedad que se supone están representando a través de la caja estúpida, el televisor. Si no aparece en la tele, no existe.

Idiotas.

El Transcuack está mal hecho, mal enfocado, mal diseñado, mal ejecutado, es discriminatorio y seguramente está corrupto. Los mismos de siempre se llenaron los bolsillos con Transbilletes y el populacho ahí piolita. “Total, nunca reclaman”, debieron suponer.

Estaban equivocados. Pero de ahí a pensar que la SOCIEDAD está en debacle, hay mil pasos. Santiago es un tercio de la población del país. La mayoría está en otras regiones, vayan a preocuparse de ellos también, allá se ganan los votos. Acá en Santiago basta con que aparezca harto en la tele.

Los señores (y señoras) políticos sólo saben hacer análisis de medios. Calculan cuánto tiempo ocupa algún tema en las noticias y si pueden (cómo no van a poder) lo ponen en su discurso como prioridad. Y si la tele dice “mire a esos señores enojados, son muchos” el político cree que medio Chile está enojado.

La pantalla no da perspectiva. Y una escena no hace la película.

Hagamos algunas concesiones: supongamos que por cada persona que explota de rabia en situaciones de desigualdad social hay muchas más que en otros sectores están a punto de hacer lo mismo (aunque no lo hagan) porque se sienten en una situación similar. Multipliquemos por cien, seamos magnánimos. Si habían cien personas gritando y haciendo barricadas y dejando la cagá, sería que en esa zona al menos había diez mil personas que están en su misma situación… Es harta gente, el 0,06% de la población de Chile.

Ya, hagamos como la CUT, eran mil personas estallando al mismo tiempo. Si multiplicamos por cien… ¡Cien mil santiaguinos apesatadísimos! El 0,62% de la población.

También seamos justos. No porque sea un moco de gente en comparación con el resto de Chile, vamos a bajar el pelo al problema. Pero de ahí a catalogarlo de Estallido social, hay un largo trecho.

Señores políticos, déjense de exagerar, los electores no aprecian a los alarmistas. Estamos frente a una Sociedad del riesgo (), es verdad… pero el riesgo de accidente no es un accidente en sí, no le pongan color.

¡SOIS UNOS NEURÓTICOS! Menos tele, más presencia en el lugar de los hechos.

“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios