Esto de los memes ya no tiene gracia, porque la mayoría no goza del poder viral que es constituyente de los memes.
Pero en este caso caí en la trampa, porque me gustó la idea. Consiste en copiar el segundo párrafo de la página 139 del libro que estés leyendo.
¿Por qué el segundo párrafo de la página 139? Beto-a-saber.
Ahí va:

Los jóvenes nativos marcianos, sin embargo, parecían sorprendidos de que aquello se discutiese siquiera. Para ellos los derechos fundamentales eran innatos e irrevocables, y cualquier desafío les parecía una más de las cicatrices emocionales que los issei revelaban como resultado de sus traumáticas y disfuncionales educaciones terranas. Ariadne, una de las nativas más prominentes, se levantó para decir que el grupo de Dorsa Brevia había estudiado muchas declaraciones de derechos humanos terranas y que habían confeccionado una lista propia de derechos fundamentales del individuo, que se podían someter a discusión o, insinuó, aprobar sin más. Algunos rebatieron este o quel punto, pero más o menos de una forma unánim se decidió que era necesario tener una declaración de derechos de algún tipo sobre la mesa. De modo que muchos valores imperantes en Marte en el año 52 estaban a punto de ser codificados y pasar a ser componente principal de la constitución.

Corresponde al libro “Marte Azul” de Kim Stanley Robinson, tercero de su trilogía de Marte, precedido por Marte Rojo y Marte Verde. Excelentre trilogía, y este Azul es una gran Utopía imperfecta. Precioso.

“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios