Los japoneses no dejan de asombrarme.
Tenían un spiderman, que hace poses ñoñas de artes marciales y tiene una nave voladora que se transforma en un robot gigante!!! Por supuesto, es un super héroe, no podía no tener una cuota de kaiju. Y la forma de convertirse en el mutante arácnido, es pa matarse de la risa.
Lo más clásico de la cultura pop japonesa, adherido a nuestro super héroe favorito.
Acá les tengo el espisodio 1, editado por la Toei en 1978.


“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios