Corcho Loco da un paso para bajar de la nave y se pisa el cordón del zapato.

-¡Por la rechucha!- gruñe mientras cae en ese mundo de baja gravedad. Calcula al vuelo que el golpe será la mitad de doloroso que la última vez que se cayó del camarote, y esa vez lo habían llevado al hospital, todo quebrado.

Durante los minutos que dura el descenso, nota que hace mucho frío y que ya no siente los dedos ni la pilila. “Y no traje la chomba” recuerda, moviendo los brazos en círculos para quemar algunas calorías.

-¡Weón!- lo increpa una mosca de hielo que pasaba por ahí – ¡Te esperábamos para la hora de almuerzo! ¡Ya era hora!

Y en el fondo de su mente una vocecita irónica le recuerda que las moscas, aunque sean de hielo, nunca son tan amables.


Personaje creado por Daniel Guajardo S.

Anuncios