¡Rayos y centellas!
Hoy desperté relajado y bien, aunque con mucho sueño. Salí abrigado por la niebla, y camino a mi pega (sentado) comenzó la caída de “aguita” desde la nariz.
Apenas llegué a la pega me bajó el malestar. Ahora estoy como los cacáhuatl, medio tiritón incluso. En un rato bajo a comprar un tapsín o algo por el estilo.

Sentado
He visto en los noticiarios a la pobre gente que tiene que hacer colas, viajar apretujada, ¡tomar el metro! y me pregunto por qué no he tenido que pasar por algo similar.
Porque trabajo en Ñuñoa y porque tomo la micro donde se da la vuelta. Como viene vacía, me vengo piolamente sentado leyendo.

El nuevo pique
Ayer me pegué un pique a mi nuevo hogar para calcular cuánto demoraré… y es exactamente una hora con treinta minutos. También me voy sentado, pero el pique es como largo y los asientos son incómodos, así que comenzaré a llevar mi CD walkman que lee MP3 (ya no sirve quebrarse con eso, porque un ipod todo cuma almacena varios gigas) y le voy a poner algún audiobook para escuchar en el camino y viajar con los ojos cerrados.

Y no se me pasa ed desfdío…

“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios