Se fue el año 2006, con apellido dell’Ortho.
Siete meses cesante, talleres Conace con puros atados en los Previene, postergaciones en todo y plata justa para la micro, con suerte.
Comieza el año 2007, ya veremos cómo lo apellidamos de aquí en adelante.
Atropellaron al Loncio temprano el 1 de enero. Está maomeno el rorrón, pero con esperanza de mejorarse. Ayer estuvimos todo el día en ascuas y el veterinario de emergencia resultó ser un Orto ambulante. Pero a pesar de ello el perro-ridículo aguantó y ahora está en una clínica decente, donde lo tratan como a un perro fifí.
Aún en observación y con depre el pobre.
Ahora estoy con harta pega, pero sin volverme loco como ocurrió en noviembre y diciembre. En febrero vacaciones obligadas pero con harto trabajo apícola, y en marzo con contrato jornada completa.
Se viene un año pulento!


“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios