Lo que nos pareció una buena idea, al final sirvió sólo para quitarnos el sueño.
Partimos anoche a ver “La Premonición”, una simpática película de horror oriental, japonesa.
Lo destacable de todas las películas de horror oriental que he visto junto con la Gaby, es que de verdad te mata de miedo, no es la típica persecusión del gilipollas con cuchillo y gore gratuito, minas ricas que mueren por tener sexo, y etc.
Acá te atacan el inconsciente, van directamente a los miedos que trascienden las culturas.
La Premonición trata de un tipo al que se le muere la hija justo después que lee una hoja de diario donde aparece el obituario de la niña, su propia hija, que está frente a él, viva.
La muerte de la niña me dejó traumado, porque no muere así de rápido, sientes la impotencia de los padres que no la pueden salvar y todavía oigo sus gritos pidiendo ayuda.
Obvio que es sólo una película con efectos especiales, actuaciones muy malas incluso para el estándar japonés, y una dirección conservadora. Y el final no teie explicación, no se justifica, pero da para secuela.
Si alguien quiere pasar un momento de genuino dolor y horror, por leve que sea, la recomiendo. Al resto de las personas que prefieren vivir en paz, no la vean.


“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios