El año pasado Sergio Amira, amigo escritor porteño, me invitó a que escribiera un cuento en un especial fanfiction de Star Wars que iba a publicar en CalabozoDelAndroide. Ni que me dieran cuerda, le dije sólo dos palabras: “Eewok Sith”.

Por supuesto que se rió imaginando una historia similar a otras que he escrito. Y cuando comencé a idear la trama -un Eewok que tiene control sobre la fuerza pero que además se vuelve Sith-, me di cuenta que no podía ser una historia feliz.

El proceso de creación de un Sith siempre es tortuoso, traumático, doloroso. De pasada apliqué otras teorías acerca de la fuerza, los mugrosos “midiclorianos” que están presentes en todo lo vivo (y que ya no son una fuerza mística sino un chanchullo que es posible de medir y manipular)… entonces ¿por qué no ubicar grandes cantidades de “fuerza” en una planta, en concentraciones tales que permitan a quien las ingiera obtener un aumento insospechado de los midiclorianos en su sangre?.

El cuento, según yo, quedó bueno. Mi señora-polola Gabriela no lo pudo leer completo, repelida por algunas escenas de abuso. Sergio me escribió un mail asombrado a toparse con un drama épico en vez de una historia tierna y cómica de ositos que pelean con sables láser.

La pobre Elia, recipiente de la fuerza, iba a tener un destino más grande que cualquiera de los señores Sith del pasado.

Y a partir de esto Sergio, que además es dibujante, confecionó un bosquejo de Elia en el futuro, cómo será ella cuando cumpla su destino y sea el monstruo todopoderoso de nuestras pesadillas. Claramente ya no se ve como un Eewok, al menos en su físico. Se podría conjeturar que modificó su estatura y la forma de su cuerpo usando la fuerza… o que la fuerza la cambió.

Acá está ella, Elia. ^_^

Elia, la Reina Sith

El cuento, junto con el resto de las historias del especial fanfiction de StarWars, todavía no tiene fecha para su lanzamiento en formato PDF. Pero ya viene, ya viene…


“Mi origen es mi destino” – Ningen Janai

Anuncios