Recuerdo con cariño la vez pasada, cuando fui un día cualquiera a la Feria del Libro porque me había enterado por algunos blogs que se lanzaba Ygdrasil, de Jorge Baradit. Había pasado bastante tiempo desde que le perdiera el rastro a la gente de TauZero.org, y cuando descubrí que estaban metidos de lleno en el lanzamiento de Ygdrasil, me llené de nostalgia.

Encontrarme entonces con ellos fue como reencontrarme con un grupo de amigos de toda la vida. Cosa rara, porque no tengo muchos amigos. Y con los ñoños de la Ciencia Ficción (CF) es una cosa grata, juntarse a conversar, a proyectar el futuro del universo y discutir cualquier cosa.

Cuando me dio la cosa del riñón me volví un viejo refunfuñón y no quería saber nada de nadie. Estaba cesante, no tenía plata, había una cuenta que pagar en la clínica (suerte que me auspiciaron con eso) y llevaba AÑOS intentando retomar una historia que escribí en 1998 y que, sencillamente, no tiene vuelta. Eso es realmente frustrante, estar obsesionado y no ser capaz de avanzar. (al final decidí que si algún día retomo esa historia, será cuando tenga un centenar de cuentos en mi carpeta creativa).

Pero esta semana que pasó -y la anterior también- fue como renacer, volver a la ruta. Las ideas que bullaban en mi cabezota ahora son un dolor punzante y no puedo dejar de pensar en ellas, en escribirlas. Esta ha sido la mejor secuela de escuchar a Barceló, Novoa, Baradit, Saavedra, Mundaca, Mérida, Castro, y tanto prócer y gurú de la CF chilena.

En resumen, me dieron la cuerda necesaria, había un desafío constante, “¿estás escribiendo?”, y castañas! yo quería decir que sí pero la verdad era que no. Así que hoy, en el trabajo, mientras reposaba el almuerzo antes de trabajar, abrí en Docs de Google y me lance con una idea muy nueva que ni he tenido tiempo de refinar, y mientras la escribía el concepto, los personajes, el estilo narrativo, todo iba creciendo en mi mente como un árbol frondoso.

Ahora mismo, apenas publique esto, seguiré con la escritura.

Algunas gentes en la feria.

Ahí estaban haciendo cola para ver a Congreso en vivo. Detrás de toda esa gente, oculto por la muchedumbre, estaba Jorge Baradit firmando su libro Ygdrasil.

Baradit, Barceló, Novoa, Pallet

Yo estaba casi de los primeros, durante la última conferencia de Barceló acerca de la CF iberoamericana v/s la anglosajona.

Valdés, Baradit, López, Castro, Amira, Saavedra, Guajardo, Gaona

Puros escritores de CF. Valdés, Baradit, López, Castro, Amira, Saavedra, Guajardo, Gaona.


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios