Ya decía yo que el segundo semestre… especialmente septiembre, es el mes en que me ofrecen trabajo.

Sí, me llaman. Simplemente actualizo mi InfoEmpleo todas las semanas entre Julio y Septiembre y ZAS! Siempre hay alguna empresa que necesita alguien con mis competencias.

Así fue en ChileCapacita allá por el 2003. El 2004 me llamaron de ChileVisión pero rechacé esa oferta (¡IMBÉSIL!), el 2005 cesante otra vez, me llamaron de PuntoLex. Ahí duré hasta enero de este año y desde entonces estaba buscando algo para subsistir cuando me llamaron de MedWave.

Comencé mis labores el 1 de septiembre. Estos días he estado un poco lento, principalmente por los analgésicos, pero ya voy agarrando el ritmo. Mi cargo es, en resumen, editor de contenidos y administrador de plataforma E-Learning. De momento sólo estoy haciendo trabajo editorial, corrección de prueba y modificación de estilos a los programas y cursos que llegan para su elevación a la Web. Pero ya me advirtieron, día a día tendré un poco más de responsabilidades, lo que no me preocupa.

(Siempre que sé cuándo algo va a salir mal, me preocupo… o quizá me preocupo porque sé que no me la puedo al 100%. En este caso, no estoy preocupado.)

Estoy contento, encendido como un bombillo porque tengo trabajo, y porque es un buen trabajo en un ambiente de lujo, dentro de mis espectativas salariales y de crecimiento personal.

DE PELOS!

Y además… tema aparte, el viernes 9 comienza el taller de periodismo en Lo Espejo, patrocinado por Conace Drogas a tarvés de su programa Previene. Debíamos haber comenzado a principios de agosto, pero si hay una entidad burocrática capaz de atrasarse dos meses en sus obligaciones y compromisos en perjuicio de los beneficiarios del programa (jóvenes en riesgo social), ésa es el Conace. Tirón de orejas para ellos.


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios