Es una película de M. Night Shyamalan que vi gracias a la magia de Internet.

La cinta, queda claro desde la introducción, es un cuento de hadas interpretado en nuestros tiempos, con todo lo que caracteriza a un cuento de hadas. Desde esa perspectiva, es una muy buena película para toda la familia.

Desde el punto de vista de un cinéfilo que prefiere el suspenso y odia los Deus ex machina, la película es un bodrio.

El director

En su primera película (“The Sixth Sense”) morí de miedo en muchas escenas. Al final se resuelve el dilema y los personajes cumplen sus metas, se cierra el círculo, FIN. Una excelente película. Hasta el día de hoy me acuerdo de algunas escenas hace frío.

La segunda película (“Unbreakable”) no fue tan buena. Hemos visto muchas de ese género, el nacimiento del héroe y su némesis, igual que Batman, Súperman, Spiderman, Musulman, Hulk… etc. Lo único que diferencia a ésta de las demás, es que no está basada en un comic verdadero.

Luego hizo una película de ovnis (“Signs”), que era espectacularmente buena hasta los últimos diez minutos, cuando algo tan idiota como el elemento más abundante del planera puede desbaratar una invasión de seres muy bélicos que son capaces de surcar el espacio en naves que manipulan la ley de la gravedad. Es lo mismo que ocurre con “La Guerra de los Mundos”, aunque sin tanta apología patriótica.

Y continuó con una historia muy extraña e interesante, que al final se desinfla un poco pero mantiene su integridad (“The Village”). Incluso al verla por segunda o tercera vez, la historia cobra más sentido. Quizá soy el único al que le gustó.

Y ahora nos trae “Lady in the Water”. Destaco la sátira que hace al crítico de cine, y algunos personajes muy extraños que participan y creen en esta historia infantil sin cuestionarse. Incluso el escritor, que es el mismo director de la película, tiene sentido en la historia, así como el hombre que encuentra a esta niña buena y es incapaz de correrle mano, no porque esté mal, sino porque él es bueno de a deveras.

La recomiendo para personas que creen en la magia (aunque sea figurativa) y para toda la familia. Al principio es lenta y los niños puede que no la comprendan… para eso están los adultos, para explicar, no para decir “cállate que me desconcentras”.

Suerte.


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios