No me había enfermado así desde el año pasado. Alguna vez me sentí un poco mal, o un poco cansado, o con estornudos o me dolió la garganta… pero nunca así de mal.

Estoy recién saliendo de la gripona. Me dolían hasta los huesos, los ojos, la piel y el pelo. Todo mal.

Ahora estoy bajo un régimen de mucha agua y vitaminas, miel y cambio de ropa para dormir todos los días. Así el nivel de virus circundantes también disminuye… dicen.

Aún me cuesta cachar para dónde va la micro, pero nunca tan despistado como el viernes o el sábado, que me mantuve en pie a puro paracetamol con cafeína, con el consiguiente problema estomacal.

Esperamos pasar agosto.


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios