Desde hace harto tiempo que estoy inscrito en ChileCompra como persona natural, y nunca me había atrevido a hacer una propuesta.

El sistema de ChileCompra es un poco engorroso, pero no es terrible. Cuando me inscribí, puse mis datos, mi correo, y me anoté en una lista de rubros donde soy competente. Inmediatamente comenzaron a llegarme requerimientos de organismos del Estado pidiendo esto o aquello.

Hasta el momento sólo me habían interesado las ofertas de trabajo para periodistas, aunque fueran temporales o de reemplazo, y las pocas que he visto publicadas siempre son en los extremos del país.

Así que chao con ChileCompra, no lo pesqué más hasta que ahora, por causa de la escasez, decidí participar del primer proyecto que saliera y del que fuera capaz.

Así salió un Sitio Web en Coyhaique. Re lejos, debo agregar. Le escribí al encargado de la adquisición haciendo preguntas por temas que no me quedaban claros en la solicitud, me respondió (eso es bakán) e hice la propuesta.

Nada más que hacer. Hoy se cerró la recepción de propuestas y pude ver contra quién “compito”. Son en total ocho participantes incluyéndome, que cobran entre trescientas lukas (ése soy yo, MALDICIÓN!) y tres millones de pesos y fracción.

O sea, tres millones…

Sólo me queda sentirme disminuido, podría cobrar cien lukas más y no habría sido el más económico, sino que habría competido con dos más que cobran eso.

NO ES UNA VENTAJA SER EL MÁS ECONÓMICO, no en estos casos. Cobrar tan barato a veces denota inexperiencia en el mercado, o un deseo desesperado de ganarse la adjudicación… por escasez de plata en el bolsillo.

El cuento es que tengo tantas posibilidades de que me la adjudiquen como los compadres que cobran tres guatones. Así es la cosa. A veces la puesta en línea es sólo un trámite, porque la propuesta ganadora ya fue adjudicada antes. Eso pasa con las empresas del Estado, están obligadas a satisfacer todas sus necesidades a través de ChileCompra.

Si me la adjudican, voy a tener quince días de ardua pega y trescientas lukas quién sabe cuándo, igual se demoran en pagar. Pero al menos tendré cómo costear las micros del próximo trimestre.


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios