Los Huep!, 1995En 1995 había comenzado una nueva etapa. Creo que esta foto es de 1996, pero dejémoslo así.

El grupo tenía vocalista, un tipo llamado Arturocu. No cantaba mal, lo conocimos cuando íbamos en el colegio, era el pololo de una compañera del Seba. Recuerdo que era más payaso que nada, chamulleaba el inglés y pasaba piola con los covers. Así que el grupo por primera vez tenía una formación viable.

Pasó el tiempo, llegamos a tener la potente Pearl del tío de Sebastián en mi casa. Fueron años increíbles donde teníamos todo a mano, podíamos hacer lo que se nos daba la gana, teníamos una que otra tocata y metíamos nuestros temitas entremedio cada vez que podíamos. Mucho cover nos aburría.

Y entonces Arturocu desapareció. No sé si lo echamos, si se enojó, o simplemente dejamos de llamarnos. Pero ya no había vocalista. Moragas también siguió su propio camino, él sí que desapareció del planeta y desde entonces lo hemos visto tres o cuatro veces. O sea, no teníamos guitarrista. Entonces al Seba le dio con que quería tocar guitarra. Volvíamos a tener guitarrista, pero ahora no teníamos baterista.

Soto, Seba, Anton, Pluto, 1997Y apareció Soto. Era conocido de un hermano del Seba que estudiaba en nuestra “alma mater”, el ChileanRs, y tenía batería. Así que un día fuimos a ensayar a su casa, creo que fue la segunda vez que nos veíamos, y allí apareció Anton Todorov con su guitarra. ¿Qué hacía él allí? Soto lo había invitado, nadie más supo por qué.

Y con el tiempo resultó que Anton cantaba. Hizo algunas improvisaciones, cantó algunos temas nuestros, y en pocos ensayos quedó como el vocalista que nos faltaba. Otra vez PanchaJana estaba completo.

Pluto, Seba, 1997Ninguno de nosotros era músico, ninguno tenía estudios de música. Anton tocaba la guitarra porque le gustaba Silvio y había vivido en Cuba y otros países donde se vivía distinto. Pero todos teníamos ese empuje, la creatividad y las ganas y esperanzas de adolescentes que esperan ser famosos (aunque ya habíamos dejado la adolescencia atrás hacía varios años).

Y al mismo tiempo no había mejora o avance alguno en nuestro estatus de banda desconocida. No importaba a cuántos concursos nos presentáramos, la amistocracia nos cagaba aún antes de participar. Y era normal ver que los grupos ganadores de esos mismos concursos eran apadrinados de algún jurado. Eso no les resta mérito, pero ellos ya habían tenido toda la ayuda que necesitaban para ser buenos músicos y nosotros estábamos en pañales y necesitábamos ayuda urgente!

Fidel Ignacio Lajara, 1997Y un día Soto se salió del grupo, decidió que ya no lo motivaba la música, se apestó, no recuerdo. Y entonces, tímidamente, entró Nachito, hermano menor de Sebastián, a parchar en la batería. Fue cosa de meses y el chico ya tocaba mejor que el Seba en sus mejores tiempos.

Por esa misma época Sebastián fue padre. Su hija, Francisca Alejandra, lo inspiró a tal punto que nos propuso cambiar el nombre de la banda. Fue el fin de Los Huep! y el comienzo de PanchaJana.

Seba, Nacho posero, Coyi, 2005


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios