¿Y qué fue de guajardo?

Guajardo lleva un mes y fracción de cesante. Desde entonces parece que le llueven los pitutos. No es malo, aunque todavía no llega al nivel de ingresos que tenía en el ChileCapacita.cl. Por lo menos sigue teniendo harto tiempo libre para llenar con sus proyectos descabellados.

Guajardo inscribió algunos de sus cuentos en el Derecho de Autor y los publicó bajo licencia CreativeCommons en el Zoonico.cl. Desde entonces los han descargado 17 personas desde variadas direcciones IP. Lo simpático es que cada una de estas personas descargó los cinco cuentos. Todavía no llegan críticas ni comentarios.

Guajardo abrió una libreta para la vivienda y movió gran parte de sus ahorros ahí. Fue una acción arriesgada, porque no sabe qué le depara el futuro… mas sabe que prefiere dar esa plata por “intocable” antes que tentarse o pensar cómodamente que da lo mismo la cesantía porque “me sobra la plata ahora”…
La idea es que, cumplido un año ahorrando un mínimo de dos UF, y ojalá con una pega estable, se pueda comprar el departamento que lleva más de un año soñando. Ciertamente es mucho tiempo pa esperar, pero apenas sienta que sus ingresos se estabilizan, pretende lanzarse con un departamentito arrendado hasta que salga el subsidio de renovación urbana. Tener un lugar propio se ha vuelto una necesidad biológica.

De entre los pitutos que han llegado, uno es de sus amigos del DiarioPyme para que se haga cargo de DiarioPyme.com. El trato ya está hecho y la plataforma requiere algunos ajustes. Lo mismo con el diseño, que parece que va a ser lo más complicado, pero una vez definido el template, el contenido se ajustará por sí solo. Y si el template cambia, ídem. Otro pituto llegó de un ex compañero de universidad que hace sitios web para empresas, y que requiere de un “experto” con experiencia comprobable en ciertos temas, como el PHP y creación de sitios web con bases de datos. Suerte que no conoce a ningún otro. Ahí Guajardo se está haciendo el lindo.

Guajardo tiene una ayudantía en la Universidad del Pacífico, en la sede que colinda con Argentina. Allí los cuidadores del estacionamiento toman mate. Aparte está la ayudantía en la UNAB, esta vez a dos cursos. Ahora entre pituto y pituto se arma la plata pa la micro.

Guajardo descubrió, al principio con vergüenza, y luego asumiendo absolutamente su culpa, que es admirador de Shakira. “Consiguió” el disco “Fijación oral (vol. 1)” para regalarlo a su Gaby, y bastó con escucharlo una vez para enamorarse de la cantante. “De verdad canta bien esta niña”, piensa Guajardo. Claro que ya había visto el video de “la tortura” y las virtudes de la colombiana no pasaron inadvertidas a su mirada.

Ahora que tiene tantas “obligaciones adquiridas”, Guajardo cree inapropiado asumir algún compromiso de tiempo completo con empresa o agrupación alguna, ya sea en forma de empleado o pitutero, temporal o indefinido. En diciembre, apenas terminen las clases en la Universidad, espera poder definir algunos parámetros básicos para el 2006: buscar una pega estable o seguir juntando las chauchas de a una en la medida que caigan.

Además hay una alta probabilidad de armar algun tipo de sociedad con el DiarioPyme.cl, a propósito de Boletines.cl. Para ese entonces espera haber definido y puesto en marcha el segundo proyecto, Vampiro.cl. Habrá que ver, porque se la pasa proyectando y tirando líneas sin llegar a cumplir con la mitad de lo que planea.

Guajardo pasó un fin de semana muy bueno en la casa de sus amigos Mládelem y Nicodemo (a los lados de la foto), por supuesto acompañado por su Gabylanga (al medio con pelo postizo y carita de rana).
Mládelem, Gabylanga, Nicodemo
Ahí se dio cuenta que echa de menos a sus amigos y amigas de la universidad. Claro que apenas puede enumerarlos con una mano. A ver si hace algunos llamados y envía algunos correos esta semana, para que su gente se acuerde de su cara al menos.

Guajardo se cree hacker porque baja películas en formato cvcd(pal) y las traspasa a kvcd(ntsc) pa verlas en su casa. Las películas vienen en españon de España, así que está aprendiendo nuevos vocablos estrafalarios como “que te den por el culo” o “me cago en los putos clavos”.

Guajardo está súper engrupido con sus abejitas pesaditas. Va imprimir un manual bakán que encontró en Internet y se va a poner en campaña para triplicar, sino cuadruplicar, sus colmenas antes de noviembre.

Con respecto a la salud, Guajardo anduvo un día completo con un holter, anotando hasta los peos que se tiraba. Tenía que hacerse una radiografía abdominal y la persona que lo atendió le dio mal el código y las indicaciones, así que pagó de más por el bono y a la hora del quihubo no pudo hacerse el examen. El miércoles recién va poder hacerlo. Tiene que ir en ayuna y haberse tomado un laxante la noche anterior. Qué lata. Todo porque los exámanes de trypanosoma cruci salieron positivos (parasitemia más de lo normal). No es grave, pero hay que entrar a cachar si se toma la quimio o no. Recién el próximo lunes lo sabrá con certeza.

Y acerca del curso de manejo, Guajardo ya sabe manejar. Pero no se ha leído el cuestionario y si da la prueba teórica hoy, reprueba. Además necesita algo de práctica al volante, pero según su instructor está capacitado para dar el examen luego. Debería ser todo esto la semana que viene. Da lo mismo, tiene el panorama bien claro: no está ni ahí con manejar auto alguno que no sea automático una vez que obtenga su licencia.

^_^


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios