Lo descubrimos por azar. Íbamos mi Gaby y yo caminando por moneda, con hambre de comida, pensando en pegarnos el pique a la estación Bellas Artes para comer un rico sushi, cuando nos dio el viejazo y decidimos quedarnos allí donde estábamos, en Bandera con Moneda.
En esa esquina hay un gran patio de comida subiendo por una calera automática. Ya pensaba en castigarme con un mac-kk cuando vimos allí mismo en la entrada un cartel que decía “INAUGURACIÓN HOY, KAMPAI SUSHI”. Recorrimos el amplio patio con nuestras miradas espectantes y lo vimos, oculto y deshabitado en un rincón del lugar.
Allá partimos con los jugos gástricos presionando nuestros apolillados estómagos. Era un lugar simple, autoservicio, tomamos una bandeja, seleccionamos las variedades de sushi en el mostrador recientemente embaladas para su consumo (y con el precio convenientemente adosado para no causar confusiones), la Gaby pidió además una sabrosa sopa de miso, y yo me tenté con una porción de (4) gyosas.
Nos entregaron palillos, un potecito con salsa de soja, y partimos a comer.
El sushi estaba rico. Debo admitir que he probado mejores, pero eso no quitaba que me relamía de puro gusto. Sí, el sushi estaba bien rico. Y las gyosaorrectamente especiadas y algo picantes, como corresponde.
Quedamos re contentos con el sushi. Eran las 14.00 hrs. cuando nos instalamos y en apenas diez minutos ya no quedaba sushi para elegir en el mostrador, salvo algunas frituras y cremas muy llamativas que probaré en otra oportunidad.
Supongo que cada cierto tiempo el sushiman debía proveer de más surtido para el mostrador, pero no alcanzamos a ver este anhelado evento. Nos retiramos sonrientes y con los estómagos llenitos.
A mí la gracia me costó, incluida una lata de PAP, $3.880.- La bandejita con ocho piezas grande y dos pequeñas costaba alrededor de $2.700.-
No estaba mal el precio, partiendo de la base que no había que esperar a que el japonés hiciera los trucos y nos trajera el pedido. Acá llegas, eliges, pagas y comes.
Para los paladares no muy exigentes, amantes de un rico sushi y otras variedades de comida japonesa cuyos nombres desconozco, les recomiendo llegar quince para las 2 de la tarde o capaz que se queden debajo de la mesa.

u_u


“Lo que nunca he tenido…
Falta no me hace”

Anuncios