Hay gente cuadrada y hay gente cúbica.

Hoy me tocó discutir con un cúbico. Es consultor ISO y está haciendo un curso para nosotros.

No voy a explicar sobre qué versó la discusión, porque es un tema privado de la empresa; pero sí puedo decir cuál fue mi respuesta: “No nos puedes exigir que actuemos bajo estándares o procedimientos que no han sido definidos”. Cáchate el lenguaje, se lo dije en su propio código encriptado. Y ahí no lo dejé ablar más. Le recalqué la frase una y otra vez hasta que le cambió la cara.

La fuente del problema que suscitó la discusión ya había sido definida y la solución encontrada satisfactoriamente, aunque no para él.

¿Para qué hacerme mala sangre con el cubismo subversivo? Chao con este longi. No merece que me suba la presión.

Además… ME VOY DE VACACIONES! Hoy es mi último día, el más difícil y apretado de todos.

Mañana en la mañana voy a comprar una abeja reina, luego a instalársela a un panal huérfano, luego a tratar de resucitar a mis pobres abejitas para que sobrevivan el invierno que se viene peludo. Más tarde me voy a San Antonio con mi polola a pasar el fin de semana con su familia. El lunes me devuelvo temprano y paso a la oficina una vez más, esta vez a puro dar jugo. Luego pretendo ir al cine y ver dos películas, mínimo, porque a la tarde tengo la última clase de mi curso PHP/MySQL.

Put! las vacaciones ajetreadas!



“Lo que nunca he tenido…

Falta no me hace”

Anuncios