Escuché esa frase por ahí. Primero me indigné, luego me dolió, y luego reflexioné. Lo mismo se dice de los ingenieros, abogados, sicólogos… de los profesionales en general.

Todos estudiamos carreras profesionales porque queríamos optar a una mayor renta. Ni hablar de ser “técnico”, que rasca, clase media o de la pobla, olor a axila y ropa sucia.

Un buen técnico calificdo y en constante capacitación puede ganar más de un millón al mes. Se los pelean. Claro que no todos los rubros pagan igual.

¿En qué estaba pensando cuando estudié periodismo?

Sí, sí sé en qué estaba pensando. Quería ser escritor. Pero bien podría haber estudiado algo relacionado con la informática y sería seco, un nerd de los peores, pero seco en el tema. O algo técnico práctico, algo que requiere seso y concentración. Sí, ya sé, ahora no gozo de buena capacidad de concentración, pero es más por un sistema operativo desactualizado que por una incapacidad del hardware.

Luego de un análisis sicológico profundo (DISC le llaman) descubrí que bien podría ser consultor ISO, por ejemplo. Consultor Senior si junto suficiente plata, porque la lesera es cara.

¿Y a qué viene esto? Si hubiera sabido todo eso antes, ahora sería todo distinto (tal vez mejor). Pero elegí el periodismo.

Lo bueno es que gracias a la veta tecnológica, tengo pega. Gracias a mi curiosidad en el tema Web soy casi experto en el tema, y cada día aprendo algo nuevo. Gracias a eso hago clases en la Universidad, tema Web enfocado a periodistas por supuesto, y he ido ganando experiencia en eso, además de platita.

Ya puedo verme en diez años más como profesor estable de alguna universidad, enseñando periodismo tecnológico/web. No es tan descabellado, me mantengo al día en las noticias y nuevos avances.

Pero tengo muchos amigos y conocidos que no ven el hozironte, estudiaron periodismo porque conocían a alguien, tenían algún pituto en alguna parte, les tincaba la el espectáculo o el deporte… y luego se encontraron en la calle repartiendo currículos y sin llegar a ninguna parte, optando por desesperación a cualquier pega menos la que habían estudiado, vendedores, azafatas, recepcionistas, secretarias, etc.

Y uno que no tenía pituto alguno, cuyo único objetivo en la vida era ser un escritor famoso… acá está pensando en la docencia, en negocios web, y en la literatura, por supuesto.

Cuando entré a la carrera de periodismo el 95, ya sabía que cada año egresban 8 mil nuevos periodistas a la calle. Los que se titulan son menos, pero al final casi todos terminan titulándose tarde o temprano. ¿Qué hacís con una masa tan grande de locos que quieren tu pega? Los sueldos bajan por una mayor oferta, es una ley básica económica, ni mano invisible ni nada rebuscado. Cuando hay más tomates en la feria, es cuando están más baratos.

Entonces no basta con ser periodista. Hay que tener un plus, y uno bueno. En mi caso, weón digital. Hay otros que se van por lo legal, la política o la economía.

La tecnología es lo mío.



“Lo que nunca he tenido…

Falta no me hace”

Anuncios