Todos los años, por esta misma fecha, me crece la panza.

Durante el invierno no importa, hay que consumir calorías para aguantar el frío. Pero el hábito se mantiene y ahora que ya no quemo tantas calorías, mi estilizada figura lo resiente.

Cuando regresé de mi paseo por NY el año 2003, volví con diez kilos de sobrepeso!!! en pura panza. pasé de mis excesivos 65 kilos a 75 obesos kilos, a causa de mucha chatarra y cerveza. Luego de regreso al invierno chileno me bajó la panza y creció el poto. De eso no me quejo, es parte de mi capital estético.

Me costó varios meses volver a los 65k. ¿Por qué 65k? Ése ha sido mi máximo desde que cumplí los 20. Antes pesaba 60k, pero no tenía nada de músculo (sólo los necesarios para la rutina de vivir). Y ahora, entre polola, sedentarismo y buena vida, no he podido bajar de los 65k a 67k.

Pero no me quejo. Sólo resiento que no me cierre el pantalón a veces.

Anuncios