Hola perros, hola Gato, ¿qué cuentas Ratón?
Ya me reciben con sus “graus” y “ñaus” y “ñic-ñic”
Me olieron a lo lejos, pero no comí cebolla

Primero un perro, y a la siga el otro oliendo el trasero
Me saltan, me gruñen, lloran fifís
Una rascada ya no es suficiente, más llanto
Grito ¡basta criaturas malolientes!
Se van mirando de reojo, manipuladores

Entonces acude Gato como si le hubieran llamado
Ahí para la cola, ahí arruga el bigote
Y se va

Oigo el “chui” de Ratón Chascón
Tiene hambre, éste sí que manipula
Se hace el lindo, se hace el flaco
No hay cariño que le satisfaga
Salvo la zanahoria y el pasto
¡Qué rica la lechuga fresca y crujiente!

Por la ventana veo los pollos enjaulados…
A esos no los saludo.

Sí, lo escribí yo. Es una tonterita que quise hacer, hace tiempo que no escribo poemas y antipoemas, menos.

Anuncios