Sí, así es. Loco de remate.

Aprovechando mi afán de escritor frustradísimo, y porque el Blog aguanta todo, inicié mi propia cruzada hacia la inmortalidad: Escribir otra novela.

Un poco de historia antes de dar la real lata: El año 1998, luego de muchas experiencias enriquecedoras y porque luego de tres años estudiando periodismo tenía que estar preparado, me lancé a escribir mi primera novela.

Es una novelita, apenas 150 páginas en Arial 12 espaciado 1,5 hoja tamaño carta. Pero fue re difícil! Tenía la historia en mi cabeza, tenía la intención de comenzar, y cuando así fue, ya no paré.

Dos meses escribiendo todos los días, releyendo, corrigiendo, imprimiendo, casi prueba y error.

El resultado no fue muy bueno, pero con los años lo he ido puliendo y ya para diciembre quiero deshacerme de ese fantasma que me pena.

El año 1999, atacado por el mismo virus creativo, me lancé con la segunda patita, concebida como una precuela de lo que había escrito el verano anterior.

Esta vez tenía la experiencia, así que vamos escribiendo nomás!

Fue un proceso largo, casi doloroso. Sobretodo al terminar, porque la novela en sí era un conjunto de cuentos relacionados, historias que se cruzaban, y al final una especie de apocalipsis.

El resultado no me gustó y ahi lo dejé, guardadito, ni siquiera para reescribirlo. Será mi “novela secreta”, para cuando famoso me la pidan por millones, algo para la jubilación.

Pero slieron muchas cosas buenas de aquello, varios “cuentos” podían leerse por sí solos sin buscarles contexto. Tengo algunos por ahí dando vueltas.

Entonces el virus de la secuela me atacó, y desde el 2000 que ando con la historia rondando en mi cabeza, cada vez más grande, más compleja, más “novela” (como debe ser) y no tanto “cuento muy largo”, que fue el caso de la primera.

En resumen, me he mandado dos novelas, inéditas por supuesto, y ahora vamos por la tercera, que no tiene nada que ver con la secuela que vengo planeando. Ésa la dejaré para cuando quede cesante o me gane el Kino.

Y esta tercera novela, como ya adelanté, se viene blogueada. Es también una historia antigua que comencé a escribir ha muchos años atrás, y que por los azares de Murphy se perdió, se borró, desapareció, pero sigue en mi memoria.

Publicaré cada vez que pueda, cada vez que me ilumine la inspiración, capítulo tras capítulo, hasta tarminarla, sin fecha de cierre, que salga lo que salga.

Cuando lleve suficiente publicado como para hacerle difusión, sabrán de mí.

^_^

Anuncios