El sábado siempre es un día cansado. Dan ganas de hacer nada, pero ya no puedo postergar mis obligaciones.

Es temprano y me dan ganas de comenzar más tarde, pero tal vez por eso no me funciona la maquinaria creativa. Más tarde significa menos tiempo. Menos tiempo significa menos resultados. Y con menos resultados, resulta que soy un gilipollas.

Eso sí, a desayunar primero.

Anuncios