Guajardo Profesor

A principios de año me enteré que Leonardo Meyer, el mismísimo director de DiarioPyme.cl, estaba en conversaciones con la UNAB para hacerse cargo de alguno de los cursos de Internet correspondientes a la nueva malla.

Pues bien, fui invitado a hacer la parte práctica del ramo, es decir, como experto chamullístico que soy en temas tecnológicos, y gracias a mi curiosidad y ansia de aprender, me las di de choro y dije que bueno.

Claro que como ayudante (y con sueldo de ayudante, que no es malo partiendo de la base que estoy titulado).

La experiencia ha sido enriquecedora. Logré en la pega que me dieran la tarde del día martes libre (cosa que no sé si se haga en muchos lados) para que pudiera desarrollar el pituto tranquilamente. En clases he tenido que exponer ante el curso, solucionar entuertos técnicos de alto calibre (como “no sé poner el texto en negrita”) e incluso aprender denuevo algo que ya sé (el HTML) pero desde una perspectiva docente; ser fuerte ante el llanto y las manipulaciones con escote; y aprender cuánta cuerda puedo dar sin que se suban por el chorro.

Lo extraño han sido esas situaciones en que los alumnos no saben nada, no aprenden nada, y no vero el motivo si su compañero y amigo aprendió todo y ambos asistieron a las mismas clases. O a final del primer semestre buscar entre las preguntas más tontas para que una alumna subiera la nota final… y que no supiera responder ni siquiera una! (“cómo se llama el acto de mover un trozo de texto de una página a otra?”, o “el botón del teclado para pasar la imagen de la pantalla al porta papeles se llama…?”). obviamente no pasó el ramo.

Lo grato es ver que aprenden, que ven que son capaces y que podrían hacer grandes cosas con herramientas mínimas y un computador piruja sin internet.

Ahora, ojo que estoy hablando de cabros de 5º medio, que recién entran al mundo de las libertades universitarias (y todo lo que va dentro de este concepto), así que la mayoría anda puro perdiendo el tiempo, o al contrario, sienten que lo que hacen es una pérdida de tiempo. Ahhh…

me hacen recordar cuando yo iba en 1º… puta que era weón.

Anuncios