Hubo una vez, ha mucho tiempo, que desarrollé mi propio blog en Zoonico.cl. Demoré su mes dándole duro al PHP, y una vez que lo terminé… creo que posteé cinco mensajes, sino menos. Luego me aburrí, porque vi que no tenía gracia postear mi vida minuto a minuto si nadie iba a leerla.

Bajo esta nueva modalidad al menos sé que tiene una finalidad básica, que es la búsqueda de información relevante basada en los memes blogeados. De hecho hay buscadores (el google no, al menos) que usan algoritmos de búsqueda y priorización basadas en memes, que son a su vez recolectados desde distintos blog públicos.

¿Y qué chucha es un meme? Son estructuras de conocimiento, datos pequeños que son un mundo en sí, como saber hacer un barco de papel con dos chimeneas.

Y la gracia de los memes, su mayor virtud, es que se reproducen, pasan de persona en persona. Al menos los memes más virulentos hacen eso, como el que dice que el Bam-Bam es gay. Alguien lo dijo una vez, alguien con “muy buenas fuentes” lo repitió por otro lado, y como el virus del resfriado, ahora todos están infectados con esta gota de conocimiento inútil.

Saber qué es un meme… es un meme en sí.

Anuncios