Esta entrada expresa algunas ideas acerca de como escribir una novela, que ya no profeso. En vez de leer este post, recomiendo leer mi otro blog No Me Canso de Escribir, y participar del taller literario online.

¿Cómo escribir una novela? Primero me dejo llevar, cuando se me ocurre una idea, a veces es una simple escena, me dedico a fantasear acerca de ella. Y el fantaseo puede durar un rato o puede durar horas, días, semanas… Tengo algunas ideas compejas que llevan años dando vueltas en mi cabeza.

Luego hago el logline. Reduzco la historia a una sentencia (oración) que lo resume todo en dos líneas de texto. Con ese ejercicio saco en limpio de qué trata la historia, qué personajes actúan en ella y cuál es el conflicto que les mueve. A veces me paso varios días luchando con el logline, porque no abarca todo el rango de ideas que quiero imprimir en la historia, y lentamente llego a un acuerdo conmigo mismo. Hay veces que es mejor dejar cosas afuera.

Con el logline armado, fabrico una escaleta que va escena por escena presentando lugares, personajes y acciones. A veces uso una estructura cinematográfica (“salva al gato”), otras veces me evito problemas y organizo todo en tres escenas.

Una vez que la escaleta está lista, después que la leí y releí, la edité, la corregí, agregué y quité… voy escena por escena escribiendo un tratamiento, que dicho fácil es la extensión de la escena en formato literario (o un resumen de la pieza, pero con muchos detalles). Cuando termino el tratamiento el texto ya va por las 25 mil palabras hasta 50 mil incluso.

Y con el tratamiento finalizado… paso a leer y editar el texto de principio a fin, agregando y quitando anotaciones sin seguir una estructura lineal. Siempre hay algo que faltó o que sobró, o un diálogo poco convincente, o una situación que pudo exponerse de mejor manera… mil cosas pueden ocurrir y aquí es donde pueden pasar mil años también. La mayoría de mis textos están en esta etapa, ¡maldición!, juntando polvo, releídos y reeditados una y otra vez. Algunos incluso abandonados.

Hay veces en que ya no hay nada más que sacar o poner al texto. Ahí nace el borador. Lo que haga con ese borrador da para otra historia (lea mi post acerca de la adjetivación excesiva y otro acerca de la descripción en el relato). Pero resumiendo hacia la conclusión, eventualmente publicaré esos textos.

Entonces:

LOGLINE -> ESCALETA -> TRATAMIENTO -> BORRADOR(es) -> (PUBLICAR)

Parece un proceso largo y tedioso. En realidad no lo es (siempre que se dedique al menos tres horas a la semana exclusivamente a escribir, no leer ni editar, sólo escribir). El problema es que no tengo tanto tiempo como quisiera para ir cerrando etapas. Pero el proceso en general me funciona de maravilla.

Mapa de conceptos de este artículo

About these ads