Este contenido se movió al nuevo Blog de autor de Dan Guajars: Mi crisis personal con la literatura fantástica.

Ya pasaron tres años desde que salió de imprenta la primera (y única) edición de Psique, novela escrita por Sergio A. Amira y Daniel Guajardo, pero firmada con el heterónimo de Carolina Lehman. Todavía hay algunas copias de la novela dando vueltas, por si alguien se tienta.

Tuvimos un éxito modesto que duró el equivalente a lo que invertimos en tiempo y dinero para promocionar la obra, más tiempo que dinero hay que decirlo, y nos quedamos satisfechos porque “no nos fue mal” de entrada. Una crítica positiva publicada en un diario, un par de notas en la prensa, tres presentaciones con público de verdad! (La Serena, Santiago y Valparaíso) y todo el poder de nuestras redes de apoyo, familia y amigos. No fue poco.

Pero estuvimos a un pelo de cometer un error grave… Siempre he sabido que tomar prestada una imagen para usarla con propósitos comerciales es un tremendo error, porque esa imagen seguramente tiene derechos de autor protegidos. Todo lo que se publica en Internet, excepto aquellas creaciones que dicen expresamente “úsame sin pagar”, están sujetas a las leyes internacionales que protegen el derecho de autor. Por lo mismo, si ves una imagen que te gusta y la quieres usar en la portada de tu libro, no importa que no diga en ninguna parte que tiene copyright. Si no dice que NO lo tiene, entonces SÍ lo tiene.

Ayer me enteré que alguien usó esta imagen para confeccionar, vía photoshopeo, esta portada de libro. Hasta que la autora y dueña de los derechos sobre la imagen original se enteró. Y me acordé del impase con la portada de PSIQUE que no fue. Me gustaba esa portada, de verdad no había ninguna obra fantástica que tuviera ese tipo de trabajo y estoy seguro que la portada por sí sola nos habría dado más satisfacciones.

La editorial contactó un artista, se le comisionó hacer esa portada y para ello, Sergio le dio instrucciones bien precisas de cómo debía ser. Para ejemplificar, envió estas imágenes indicando tal postura, tal expresión del rostro, este tatuaje, un muñeco como éste.

Esta posturaesta expresióneste tatuajeun muñeco como estey un fondo sugerente

Todo bien hasta aquí. El artista envió este boceto photoshopeado.

el dibujo fotoshopeado

Se le dio visto bueno, y acto seguido el artista, en vez de hacer lo que se le había solicitado (una pieza de arte “inspirada” en los ejemplos y NO calcada desde ellos), procedió a photoshopear lo que había armado.

trabajo final

Yo estaba feliz. La mejor portada del mundo. Pero no sabía que el artista había hecho un collage en vez de dibujar él mismo la pieza. Yo la quería de todas maneras, pero menos mal que no me hicieron caso. La imagen final es un mega plagio, ni idea de dónde sacó el auto en llamas pero capaz que también sea de una obra “inspirada”.

Sergio, para efectos de comprender “cómo se hizo”, armó este tinglado usando los mismos recortes:

primer boceto

Superamos el problema, armamos una nueva portada con el pseudónimo conjunto que teníamos en primera instancia (de hecho no había otro). Se contrató una chica le compramos las imágenes que al final se usaron en la portada del libro.

Portada intermedia

Luego se nos ocurrió lo del heterónimo, pero eso ya es otra historia.

Portada intermedia

Este 2012 pasaron muchas cosas, pero ninguna se compara con Amanda Luna.

Tenía 12 semanas y ya saltaba este pirigüín

Tenía 12 semanas y ya saltaba este pirigüín

18 semanas

18 semanas

30 semanas

30 semanas

Una hora de nacida

Una hora de nacida

Amanda-Luna

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.636 seguidores